miércoles, 18 de octubre de 2017

Levítico 25: 39-55 Fiel Palabra de Justicia y Paz de Dios

Levítico 25: 39-55 

Fiel Palabra de Justicia y Paz de Dios

Introducción
Levítico 25: 39-55: Los israelitas se les recuerda que es Dios quien los liberó de la esclavitud en Egipto y que ahora son los “esclavos del Señor”, llamados a servir a Dios y obedecer sus órdenes.

Escrituras de hoy: Levítico 25:55
Israel no puede haber esclavos permanentes, porque el pueblo de Israel, son esclavos del Señor. Los sacó de Egipto; Él es el Señor su Dios.

La lectura de hoy

La liberación de los esclavos

39 Si alguna israelitas que viven cerca de usted llegar a ser tan pobre que se venden a usted como un esclavo, no debe hacer que hagan el trabajo de un esclavo. 40 Ellos se quede con usted como trabajadores contratados y servirle hasta el año de la Restauración. 41 En ese momento ellos y sus hijos deberán dejar y volver a su familia y a la propiedad de sus antepasados. 42 El pueblo de Israel son esclavos del Señor 's, y él los sacó de Egipto; no deben ser vendidos como esclavos. 43 No seáis ásperos con ellas, sino que obedecen a su Dios.44 Si necesita esclavos, puede comprarlos de las naciones que los rodean. 45También puede comprar los hijos de los extranjeros que viven entre vosotros. Estos niños nacidos en vuestra tierra pueden llegar a ser de su propiedad, de 46 años y es posible dejarlos como herencia a sus hijos, a los que deben servir como el tiempo que viven. Pero no hay que tratar cualquier israelitas con dureza.
47 Supongamos que un extranjero que vive contigo se enriquece, mientras que algunos israelitas se convierten en pobres y venderse como esclavos a ese extranjero oa un miembro de la familia de ese extranjero. 48 Después de que se vendan, todavía tienen el derecho a ser readquirido. Un hermano 49 o un tío o un primo u otro pariente cercano puede volver a comprar; o si ellos mismos ganan lo suficiente, pueden comprar su propia libertad. 50 Se debe consultar a la persona que los compró, y deben contar los años desde el momento en que se entregaron hasta el año de Restauración y debe fijar el precio para su liberación sobre la base de los salarios pagados trabajadores contratados. 51-52 Deben devolución de una parte del precio de compra por el número de años a la izquierda, 53 como si hubieran sido contratados en una base anual. Su maestro no debe tratarlos con dureza. 54 Si ellos no son puestos en libertad en cualquiera de estas maneras, ellos y sus hijos, deberán ser liberados en el próximo año de la Restauración. 55 Israel no puede haber esclavos permanentes, porque el pueblo de Israel, son esclavos del Señor 's. Los sacó de Egipto; él es el Señor su Dios.

Reflejar
¿Cómo fueron el pueblo de Dios instruidos para tratar compañeros israelitas que vendieron como esclavos? La lectura de hoy se refiere a los hijos de Israel como “esclavos del Señor.” ¿Qué hace un esclavo del Señor significa ser para usted?

Orar
Santo Dios, busco a obedecer sus órdenes. Enséñame tus caminos para que todo lo que hago y digo este día está de acuerdo con su voluntad. Confío en su amor y cuidado constante. Amén.

LIBRO DE OSEAS

OSEAS, LIBRO DE
Libro de las Escrituras Hebreas escrito por “Oseas hijo de Beerí”. (Os 1:1.) En él se traza un paralelo entre la vida matrimonial del escritor y la relación de Dios con Israel (caps. 1–3), y se muestra que el simplemente practicar ceremonias religiosas formales no tiene la aceptación de Jehová (6:6). También hace resaltar la misericordia de Dios y su bondad amorosa (2:19; 11:1-4; 14:4).
Cuándo y dónde se escribió. Oseas empezó a profetizar durante los reinados de Uzías de Judá (829-778 a. E.C.) y Jeroboán II de Israel (c. 844-804 a. E.C.), por lo que tuvo que empezar antes de 804 a. E.C., año en el que parece que terminó el reinado de Jeroboán. (Os 1:1.) Su ministerio profético se extendió hasta el reinado de Ezequías de Judá, quien subió al trono alrededor del año 745 a. E.C. De modo que duró un mínimo de cincuenta y nueve años, aunque probablemente fue algo más largo puesto que debió abarcar parte de los reinados de Jeroboán II y Ezequías. Oseas registró una profecía concerniente a la destrucción de Samaria (13:16), pero no registró su cumplimiento, algo que probablemente hubiera hecho si la escritura del libro se hubiese extendido hasta 740 a. E.C., cuando cayó la ciudad. Por lo tanto, el libro de Oseas debió escribirse en el distrito de Samaria y terminarse entre 745 y 740 a. E.C.
Contexto histórico. El libro de Oseas trata principalmente sobre el reino septentrional de diez tribus de Israel (llamado también Efraín por ser esta su tribu dominante, un nombre que a lo largo del libro se intercambia indistintamente con el de Israel). Durante el reinado de Jeroboán, cuando Oseas comenzó a profetizar, Israel disfrutaba de prosperidad material. No obstante, el pueblo había rechazado el conocimiento de Dios. (Os 4:6.) Entre sus prácticas inicuas se contaban actos de derramamiento de sangre, robo, fornicación, adulterio y la veneración de Baal y de ídolos en forma de becerro. (Os 2:8, 13; 4:2, 13, 14;10:5.) Tras la muerte del rey Jeroboán, condiciones espantosas, marcadas por la inquietud y los asesinatos políticos, reemplazaron la prosperidad. (2Re 14:29–15:30.) El fiel Oseas también profetizó en medio de estas circunstancias. Finalmente, en 740 a. E.C., Samaria cayó ante los asirios, con lo que el reino de diez tribus llegó a su fin. (2Re 17:6.)
La esposa y los hijos de Oseas. Por mandato de Jehová, Oseas tomó para sí “una esposa de fornicación e hijos de fornicación”. (Os 1:2.) Eso no significa que se casase con una prostituta o una mujer inmoral que ya había tenido hijos ilegítimos, sino que indicó que se haría adúltera y tendría tales hijos después de contraer matrimonio con el profeta. Oseas se casó con Gómer, quien “le dio a luz un hijo”, Jezreel (1:3, 4). Después dio a luz una hija, Lo-ruhamá y más tarde otro hijo, llamado Lo-ammí. Al parecer, los dos fueron fruto de su adulterio, pues no se hace ninguna referencia personal al profeta con relación a su nacimiento (1:6, 8, 9). Lo-ruhamá significa “[A Ella] No Se Le Mostró Misericordia”, y el significado de Lo-ammí es “No Mi Pueblo”. Ambos nombres indican que Jehová desaprobaba al descarriado Israel. Por otro lado, el nombre del hijo primogénito, “Jezreel”, que significa “Dios Sembrará Semilla [Simiente]”, se aplica favorablemente al pueblo en una profecía de restauración (2:21-23).
Es posible que después del nacimiento de estos hijos, Gómer abandonara a Oseas por sus amantes, pero no se dice que el profeta se divorciara de ella. Más tarde, sus amantes debieron abandonarla y cayó en pobreza y esclavitud, pues Oseas 3:1-3 parece indicar que el profeta la compró como si fuese una esclava y la volvió a tomar por esposa. Su relación con Gómer fue paralela a la de Jehová con Israel, pues Dios estuvo dispuesto a tomar de nuevo a su pueblo que había errado, una vez que se arrepintió de su adulterio espiritual. (Os 2:16, 19, 20; 3:1-5.)
Algunos escriturarios han sostenido que el matrimonio de Oseas nunca ocurrió en la realidad, sino que formaba parte de una visión o de un sueño. Otros opinan que fue una alegoría o parábola. Sin embargo, cuando escribió acerca de ello, Oseas no utilizó lenguaje figurativo o simbólico. Por otro lado, el considerar que el relato se refiere al matrimonio real de Oseas y Gómer, y al restablecimiento literal de ella, da fuerza y significado a la aplicación histórica de esta profecía a Israel y no distorsiona el relato bíblico, suficientemente claro de por sí. Además, guarda un paralelo con el que Jehová escogiese a Israel, su posterior adulterio espiritual y la restauración de la nación tras su arrepentimiento.
Estilo. El estilo de Oseas es conciso y en ocasiones incluso abrupto. Se dan cambios rápidos de pensamiento. El libro contiene expresiones de gran sentimiento y fuerza en forma de censura, advertencia y exhortación, pero también contiene tiernas súplicas por arrepentimiento, así como excelentes figuras retóricas. (Os 4:16; 5:13, 14; 6:3, 4; 7:4-8,11, 12; 8:7; 9:10; 10:1, 7, 11-13; 11:3, 4; 13:3, 7, 8, 15; 14:5-7.)
Canonicidad. El libro de Oseas figura en primer lugar entre los llamados “profetas menores” en las traducciones de la Biblia al español, así como en los manuscritos hebreos más antiguos y en la Versión de los Setenta. Jerónimo especificó que una de las divisiones de los libros sagrados de los judíos era el Libro de los Doce Profetas, que obviamente debía incluir el libro de Oseas para hacer un total de doce. Melitón, que vivió en el siglo II E.C., dejó un catálogo que incluía estos libros, al igual que hicieron Orígenes y otros.
Armonía con los demás libros de la Biblia. Oseas concuerda plenamente con las ideas expuestas en el resto de la Biblia. (Compárese, por ejemplo, Os 6:1 con Dt 32:39; Os 13:6con Dt 8:11-14; 32:15, 18.) El libro de Oseas alude a sucesos registrados en otros lugares de las Escrituras, como incidentes relacionados con la vida de Jacob (Os 12:2-4, 12; Gé 25:26; 32:24-29; 29:18-28; 31:38-41), el éxodo de Israel de Egipto (Os 2:15; 11:1; 12:13), su infidelidad al servir al Baal de Peor (Os 9:10; Nú 25) y el que la nación pidiese un rey humano (Os 13:10, 11; 1Sa 8:4, 5, 19-22).
Se cita en las Escrituras Griegas Cristianas. Jesucristo citó dos veces de Oseas 6:6, usando las palabras: “Quiero misericordia, y no sacrificio”. (Mt 9:13; 12:7.) Se refirió aOseas 10:8 cuando pronunció juicio sobre Jerusalén (Lu 23:30), una declaración que también se utilizó en Revelación 6:16. Tanto Pablo como Pedro hicieron referencia a Oseas 1:10 y 2:23. (Ro 9:25, 26; 1Pe 2:10.) Pablo citó de Oseas 13:14 (LXX) cuando, al hablar de la resurrección, preguntó: “Muerte, ¿dónde está tu victoria? Muerte, ¿dónde está tu aguijón?”. (1Co 15:55; compárese también Os 14:2 con Heb 13:15.)
Profecías cumplidas. Las palabras proféticas de Oseas 13:16 concernientes a la caída de Samaria se cumplieron. La profecía de Oseas también mostró que Israel sería abandonada por las naciones que habían sido sus amantes. (Os 8:7-10.) De modo que no prestaron ninguna ayuda cuando en 740 a. E.C. Samaria fue destruida y Asiria se llevó cautivos a los habitantes de Israel. (2Re 17:3-6.)
La profecía de Oseas predijo que Dios enviaría fuego a las ciudades de Judá. (Os 8:14.) En el año decimocuarto del reinado de Ezequías, el rey asirio Senaquerib “subió contra todas las ciudades fortificadas de Judá y procedió a apoderarse de ellas”. (2Re 18:13.) Sin embargo, Oseas también profetizó que Jehová salvaría a Judá. (Os 1:7.) Esto ocurrió cuando Dios frustró el ataque que Senaquerib había planeado contra Jerusalén y el ángel de Jehová dio muerte a 185.000 hombres del ejército asirio en una noche. (2Re 19:34, 35.) Pero mucho más desastroso fue el “fuego” que hizo que en 607 a. E.C. el rey Nabucodonosor de Babilonia destruyera Jerusalén y las ciudades de Judá. (2Cr 36:19; Jer 34:6, 7.)
No obstante, de acuerdo con las profecías inspiradas de restauración que se hallan en el libro de Oseas, se recogió a un resto del pueblo de Judá e Israel, y en 537 a. E.C. salió de Babilonia, la tierra de su destierro. (Os 1:10, 11; 2:14-23; 3:5; 11:8-11; 13:14; 14:1-8; Esd 3:1-3.) Pablo citó Oseas 1:10 y 2:23 para destacar la bondad inmerecida que Dios expresa hacia los “vasos de misericordia”, y Pedro también hizo alusión a estos textos. El que los apóstoles aplicasen esas palabras es una muestra de que las profecías también se refieren al misericordioso recogimiento que Dios hace de un resto espiritual. (Ro 9:22-26; 1Pe 2:10.)
En el libro de Oseas también aparece una profecía mesiánica. Mateo aplicó las palabras deOseas 11:1 (“de Egipto llamé a mi hijo”) a Jesús, que de niño fue llevado a Egipto y posteriormente traído de nuevo a Israel. (Mt 2:14, 15.)
[Recuadro de la página 561]
PUNTOS SOBRESALIENTES DE OSEAS
Profecías dirigidas principalmente a Israel (el reino septentrional, al que también se llama Efraín) y que destacan la extraordinaria misericordia de Jehová
Escrito por Oseas con posterioridad a 745 a. E.C., poco antes de que Asiria llevara a Israel al destierro
La vida matrimonial de Oseas ilustra la relación de Jehová con la nación (1:1–3:5)
Se ordena a Oseas que se case con una mujer que posteriormente se hace adúltera, lo que ilustra la infidelidad de Israel a Jehová
Gómer, la esposa de Oseas, le da un hijo llamado Jezreel. Los siguientes dos hijos de Gómer, Lo-ruhamá (que significa “[A Ella] No Se Le Mostró Misericordia”) y Lo-ammí (que significa “No Mi Pueblo”), al parecer son producto de su adulterio; los significados de sus nombres indican que Jehová no mostrará misericordia a Israel y que rechaza al pueblo infiel
Tras sufrir el juicio divino por volverse infielmente a la adoración de Baal, Israel será restaurado y volverá a ser bendecido, en cumplimiento del significado del nombre Jezreel (“Dios Sembrará Semilla [Simiente]”)
Se ordena a Oseas que vuelva a tomar a su esposa adúltera; él lo hace, pero le prohíbe volver a cometer fornicación, lo que indica en qué situación estará Israel hasta que se vuelva a Jehová
Juicios proféticos contra Israel (y Judá) por su infidelidad a Jehová (4:1–13:16)
Al cometer fraude, asesinato, robo, adulterio, idolatría y prostitución espiritual, el pueblo demuestra que no tiene conocimiento de Dios; deberá rendir cuentas
La idolatría de Israel, su corrupción moral y su insensatez al buscar alianzas políticas con naciones enemigas (Egipto y Asiria), en lugar de confiar en Jehová, resultará en que la tierra sea desolada y los sobrevivientes sean desterrados a Asiria
Llamamiento a que se vuelvan a Jehová (14:1-9)
Se insta al pueblo a que pida perdón a Jehová, a que le ofrezca los toros de sus labios y a que no siga confiando en una alianza militar y en caballos de guerra para su protección
El que se vuelva a Jehová resultará en su curación; Él lo volverá a amar, y disfrutará de prosperidad gracias a Su bendición

martes, 17 de octubre de 2017

texto diario Miércoles 18 de octubre Noé resultó exento de falta entre sus contemporáneos (Gén. 6:9).

Miércoles 18 de octubre

Noé resultó exento de falta entre sus contemporáneos (Gén. 6:9).
Noé fue un siervo de Dios que vivió rodeado de gente mala. Evitó juntarse con la gente que no servía a Dios. Al lado de su esposa, sus hijos y sus nueras, se mantuvo ocupado haciendo todo lo que Jehová le había mandado: construyó el arca y fue “predicador de justicia”. Como resultado, sobrevivió al Diluvio junto con su familia (2 Ped. 2:5). Tenemos mucho que agradecerles a todos ellos, pues fueron fieles y escogieron bien sus compañías, y esa es la razón por la que hoy estamos vivos. Los cristianos del siglo primero también son un ejemplo para nosotros. Ellos sobrevivieron a la destrucción de Jerusalén en el año 70 gracias a que se mantuvieron separados de las personas que no amaban a Jehová (Luc. 21:20-22). w15 15/8 4:17, 18

Fiel Palabra de Justicia y Paz de Dios

Introducción
Levítico 25: 23-38: Los pobres eran los que estaban obligados a vender su propiedad o terreno y por lo tanto ya no fueron capaces de hacer la vida de ella. La lectura de hoy manda el pueblo de Dios para cuidar de las necesidades de los pobres.

Escrituras de hoy: Levítico 25:23
Su tierra no se venderá en forma permanente, ya que no lo posee; pertenece a Dios, y que son como los extranjeros que tienen permiso para hacer uso de ella.

La lectura de hoy

Restauración de los Bienes

23 Su tierra no se venderá en forma permanente, ya que no lo posee; pertenece a Dios, y que son como los extranjeros que tienen permiso para hacer uso de ella.
24 Cuando se vende la tierra, el derecho del propietario original a comprar de nuevo hay que reconocer. 25 Si alguno de ustedes se convierten en israelitas pobres y se ven obligados a vender su tierra, su pariente más cercano es volver a comprarla. 26 Si usted no tiene ninguna relación con comprar de nuevo, que más tarde puede llegar a ser próspero y tener suficiente para comprar de nuevo a sí mismo. 27 En ese caso, usted debe pagar a la persona que lo compró una suma que va a compensar los años que quedan hasta el año de la Restauración, cuando en cualquier caso, recuperar su tierra. 28 Pero si no tiene suficiente dinero para comprar la tierra hacia atrás, permanece bajo el control de la persona que lo compró hasta el año de la Restauración. En ese año se le devolverá a su propietario original.
29 Si usted vende una casa en una ciudad amurallada, usted tiene el derecho a comprar de nuevo durante el primer año a partir de la fecha de venta. 30 Pero si usted no compra de nuevo dentro de un año, se pierde el derecho de recompra, y la casa se convierte en la propiedad permanente de los compradores y sus descendientes; no será devuelto en el Año de la Restauración. 31 Pero las casas en ciudades sin muros deben ser tratados igual que los campos; el propietario original tiene derecho a volver a comprar, y son para ser devuelto en el Año de la Restauración. 32 Sin embargo, levitas tienen derecho a comprar de nuevo en cualquier momento su propiedad en las ciudades que se les asignan. 33 Si una casa en una de estas ciudades es vendida por un levita y se vuelven a comprar, debe ser devuelto en el Año de la restauración, ya que las casas que los levitas compra en sus ciudades son su propiedad permanente entre el pueblo de Israel. 34 Pero la tierra de pastoreo alrededor de las ciudades levitas nunca es vendida; que es su propiedad para siempre.

Préstamos a los pobres

35 Si alguna israelitas que viven cerca de usted se convierte en pobres y no pueden mantenerse a sí mismos, debe proporcionar para ellos como si se tratara de un trabajador contratado, de manera que puedan seguir viviendo cerca de usted. 36 No cargue israelitas ningún interés, sino que obedecen a Dios y dejar que ellos viven cerca de usted. 37 no les haga pagar intereses sobre el dinero que les presta, y no hacer un beneficio en la comida que los venden. 38 Este es el mandato del Señor, tu Dios, que te sacó de Egipto con el fin de darles la tierra de Canaán y para ser su Dios.

Reflejar
¿Cómo fueron las leyes del antiguo Israel establecieron para ayudar a los que eran pobres? ¿Cómo están los pobres atendidos en su comunidad? ¿Tiene su comunidad de fe juega un papel?

Orar
Dios santo, Soy tu sirviente. ¿Puedo cumplir hoy por compartir su amor y ayudar a alguien que lo necesite. En tu santo nombre, yo oro. Amén.

lunes, 16 de octubre de 2017

Cómo ponernos para siempre la nueva personalidad “Vístanse de la nueva personalidad” (COL. 3:10).

Testigos de distintas razas pasan tiempo juntos en la predicación, en sus casas y en la congregación

Cómo ponernos para siempre la nueva personalidad

“Vístanse de la nueva personalidad” (COL. 3:10).
CANCIONES: 126, 28
1, 2. a) ¿Por qué sabemos que podemos ponernos la nueva personalidad? b) ¿Qué cualidades de la nueva personalidad encontramos en Colosenses 3:10-14?
LA EXPRESIÓN “nueva personalidad” aparece dos veces en la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (Efes. 4:24; Col. 3:10). Se refiere a una personalidad “creada conforme a la voluntad de Dios”. ¿Podemos ponernos esa nueva personalidad? Sí, porque Jehová nos creó a su imagen. Así que podemos imitar sus hermosas cualidades (Gén. 1:26, 27; Efes. 5:1).
Es verdad que todos heredamos la imperfección de Adán y Eva, y que por eso tenemos malos deseos. Además, el entorno puede influir mucho en nosotros. Pero podemos llegar a ser la clase de personas que Jehová desea gracias a su amorosa ayuda. Para fortalecer nuestro deseo de lograrlo, en este artículo analizaremos varias cualidades de la nueva personalidad sobre las que Pablo escribió en la Biblia (lea Colosenses 3:10-14). Y también veremos cómo demostrarlas en la predicación.

MANTENGÁMONOS UNIDOS

3. ¿Cuál es una característica de la nueva personalidad?
Después de animarnos a ponernos la nueva personalidad, Pablo indicó que una característica muy importante de esta es la imparcialidad. En Colosenses 3:11 dijo: “No hay ni griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, extranjero, escita, esclavo, libre”.* Ningún miembro de la congregación debe creerse mejor que los demás debido a su raza, nacionalidad o posición social. ¿Por qué no? Porque los verdaderos cristianos son “una persona”, es decir, están todos unidos (Gál. 3:28).
4. a) ¿Cómo tienen que tratarse unos a otros los siervos de Dios? b) ¿Qué puede hacer difícil que los cristianos estemos unidos?
Cuando nos ponemos la nueva personalidad, tratamos a todo el mundo con respeto y dignidad sin importar su raza o posición social (Rom. 2:11). Esto no es fácil en algunas partes del mundo. Por ejemplo, en el pasado el gobierno de Sudáfrica separó a las personas según la raza. Había barrios para gente de raza blanca, comunidades para gente de raza negra y zonas para mestizos. La mayoría de los Testigos continúan viviendo en esos lugares. Pero el Cuerpo Gobernante quería animar a los hermanos a seguir el consejo de2 Corintios 6:13, donde dice: “Ensánchense”. Por eso, en octubre de 2013 puso en marcha un programa especial para que los hermanos se conocieran mejor unos a otros. ¿En qué consistía?
5, 6. a) ¿Qué se hizo en un país para fortalecer la unidad de los hermanos? (Vea las fotos del principio). b) ¿Cuáles han sido los resultados?
El programa consistía en que los hermanos de dos congregaciones de diferente idioma o raza pasaran tiempo juntos algunos fines de semana. Predicaban y asistían juntos a las reuniones y se invitaban unos a otros a sus casas. Participaron en este programa cientos de congregaciones. La sucursal recibió muchos comentarios positivos incluso de personas que no eran Testigos. Por ejemplo, un ministro religioso dijo: “No soy Testigo, pero admito que su obra está muy bien organizada y que hay unidad racial entre ustedes”. ¿Qué efecto tuvo este programa en los hermanos?
Al principio, una hermana que habla el idioma xhosa llamada Noma dudaba en invitar a su humilde hogar a los hermanos blancos de una congregación de habla inglesa. Pero, después de predicar con ellos y de estar en su casa, exclamó: “¡Son como nosotros! ¡Son gente normal!”. Así que, cuando a su congregación le tocó recibir a los hermanos de la congregación inglesa, preparó una comida e invitó a algunos a su casa. Uno de los invitados era un anciano de raza blanca. Ella dijo: “Me impresionó que no le importara sentarse en una caja de plástico casi en el suelo”. Este programa continúa activo. Gracias a él, muchos hermanos y hermanas han hecho nuevos amigos y están decididos a seguir conociendo mejor a hermanos de diferentes razas o culturas.

VISTÁMONOS DE COMPASIÓN Y BONDAD

7. ¿Por qué tenemos que seguir mostrando compasión?
Mientras vivamos en el mundo de Satanás, seguiremos sufriendo debido al desempleo, las enfermedades graves, la persecución, los desastres naturales, los robos y otros problemas. Necesitamos sentir verdadera compasión para ayudarnos unos a otros. La compasión nos motivará a actuar con bondad (Efes. 4:32). Estas cualidades de la nueva personalidad nos ayudarán a imitar a Dios y a consolar a los demás (2 Cor. 1:3, 4).
8. ¿Cuáles serán los resultados si mostramos compasión y bondad a todos en la congregación? Dé un ejemplo.
Es posible que en nuestra congregación haya hermanos que han venido de otro país o que tienen pocos recursos económicos. ¿Cómo les mostramos mayor bondad? Haciéndonos sus amigos y ayudándolos a ver que son valiosos en la congregación (1 Cor. 12:22, 25). Veamos el caso de Dannykarl, que se mudó de Filipinas a Japón. En el trabajo, no lo trataban tan bien como a los empleados japoneses. Pero un día fue a una reunión de los testigos de Jehová. Él recuerda: “Casi todos eran japoneses. Pero me recibieron con cariño, como si nos conociéramos de siempre”. Los hermanos siguieron tratándolo con bondad, y eso lo ayudó a hacerse amigo de Dios. Se bautizó y hoy es anciano. Los demás ancianos consideran que él y su esposa, Jennifer, son de gran ayuda en la congregación. Dicen: “Esta pareja de precursores lleva una vida muy sencilla y son un ejemplo de lo que significa buscar primero el Reino” (Luc. 12:31).
9, 10. ¿Qué recompensas han recibido algunos hermanos por mostrar compasión en el ministerio?
La predicación nos da una magnífica oportunidad de hacer “lo que es bueno para con todos” (Gál. 6:10). Muchos Testigos han empezado a estudiar un nuevo idioma porque sienten compasión por los inmigrantes (1 Cor. 9:23). Esto ha tenido muchos beneficios. Por ejemplo, una precursora de Australia llamada Tiffany quería ayudar en una congregación de habla suajili de la ciudad de Brisbane. Aunque le costó mucho aprender el idioma, siente que se enriqueció su vida. Dice: “Quien quiera vivir experiencias emocionantes en la predicación debería servir en una congregación de otro idioma. Es como viajar sin salir de tu ciudad. Y puedes disfrutar de la maravillosa unidad de la hermandad mundial”.
Sakiko y sus padres
¿Qué motiva a los cristianos a ayudar a los inmigrantes? (Vea el párrafo 10).
10 Veamos también el caso de una familia de Japón. La hija, que se llama Sakiko, cuenta: “En la década de 1990, encontrábamos muchos inmigrantes brasileños en la predicación. Cuando les leíamos en su Biblia en portugués textos como Revelación 21:3, 4 o Salmo 37:10, 11, 29, prestaban atención y a veces hasta lloraban”. Pero la compasión que esta familia sentía los motivó a hacer más. Sakiko añade: “Cuando vimos el gran deseo que tenían de conocer a Jehová, decidimos estudiar portugués”. Tiempo después, ayudaron a formar una congregación de habla portuguesa. Con los años, han ayudado a muchos inmigrantes a hacerse siervos de Jehová. Sakiko dice: “Tuvimos que esforzarnos mucho para aprender el idioma, pero las recompensas valieron muchísimo la pena. Le damos muchas gracias a Jehová” (lea Hechos 10:34, 35).

VISTÁMONOS DE HUMILDAD

11, 12. a) ¿Por qué debemos tener el motivo apropiado para ponernos la nueva personalidad? b) ¿Qué nos ayudará a seguir siendo humildes?
11 El motivo para ponernos la nueva personalidad debe ser dar honra a Jehová, no recibir elogios de los hombres. Recordemos que un ángel perfecto pecó porque se volvió orgulloso (compare con Ezequiel 28:17). A nosotros nos resulta mucho más difícil evitar el orgullo porque somos imperfectos. Pese a ello, podemos vestirnos de humildad. ¿Cómo?
12 Tenemos que dedicar tiempo todos los días a leer la Biblia y a meditar (Deut. 17:18-20). Algo que nos ayudará mucho es pensar en las enseñanzas de Jesús y en su maravilloso ejemplo de humildad (Mat. 20:28). Él fue tan humilde que incluso les lavó los pies a los apóstoles (Juan 13:12-17). También debemos pedirle a Dios con frecuencia que nos dé su espíritu a fin de luchar contra cualquier tendencia a creernos superiores a los demás (Gál. 6:3, 4; Filip. 2:3).
13. ¿Qué recompensas recibiremos si somos humildes?
13 (Lea Proverbios 22:4). Jehová quiere que todos sus siervos seamos humildes. Si lo somos, recibiremos muchas recompensas. Por ejemplo, contribuiremos a la unidad y la paz de la congregación. Además, Jehová nos dará su bondad inmerecida. El apóstol Pedro dijo: “Todos ustedes cíñanse con humildad mental los unos para con los otros, porque Dios se opone a los altivos, pero da bondad inmerecida a los humildes” (1 Ped. 5:5).

VISTÁMONOS DE APACIBILIDAD Y PACIENCIA

14. ¿Quién es el mejor ejemplo de apacibilidad y paciencia?
14 Hoy día, hay quienes consideran que las personas apacibles o calmadas y pacientes son débiles. Pero no es así. Estas hermosas cualidades vienen de Jehová, la persona más poderosa del universo. Él es el mejor ejemplo de apacibilidad paciencia (2 Ped. 3:9). Esto lo vemos en cómo respondió mediante sus ángeles a las preguntas que le hicieron Abrahán y Lot (Gén. 18:22-33; 19:18-21). Y también lo vemos en lo paciente que fue con la desobediente nación de Israel durante más de mil quinientos años (Ezeq. 33:11).
15. ¿Qué ejemplo nos dio Jesús?
15 Jesús fue “de genio apacible” (Mat. 11:29). Fue muy paciente con las debilidades de sus discípulos. Cuando estuvo en la Tierra, aguantó que sus enemigos religiosos lo criticaran y lo acusaran injustamente. Además, fue apacible y paciente hasta la muerte. Mientras sufría un inmenso dolor en el madero de tormento, le pidió a Jehová que perdonara a los que le daban muerte. Dijo: “No saben lo que hacen” (Luc. 23:34). Como hemos visto, Jesús fue apacible y paciente a pesar de los peores sufrimientos. ¡Qué magnífico ejemplo nos dio!(Lea 1 Pedro 2:21-23).
16. ¿Cómo podemos demostrar apacibilidad y paciencia?
16 ¿Cómo podemos demostrar apacibilidad y paciencia? Una manera es perdonando a los demás. Pablo escribió a los cristianos: “Continúen soportándose unos a otros y perdonándose liberalmente unos a otros si alguno tiene causa de queja contra otro. Como Jehová los perdonó liberalmente a ustedes, así también háganlo ustedes” (Col. 3:13). Es evidente que tenemos que ser apacibles y pacientes para obedecer este mandato. Al hacerlo, contribuimos a que la congregación esté unida.
17. ¿Por qué son importantes la apacibilidad y la paciencia?
17 Jehová nos manda vestirnos de apacibilidad y paciencia. Estas cualidades son imprescindibles si queremos vivir en el nuevo mundo (Mat. 5:5; Sant. 1:21). Lo más importante es que, si las cultivamos, honraremos a Jehová y ayudaremos al prójimo a obedecer lo que enseña la Biblia (Gál. 6:1; 2 Tim. 2:24, 25).

VISTÁMONOS DE AMOR

18. ¿Qué relación hay entre el amor y la imparcialidad?
18 Todas las cualidades que hemos examinado en este artículo están muy relacionadas con el amor. Por ejemplo, el discípulo Santiago tuvo que corregir a sus hermanos porque trataban a los ricos mejor que a los pobres. Les explicó que eso iba en contra de este mandato de Dios: “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo”. Luego añadió: “Si continúan mostrando favoritismo, están obrando un pecado” (Sant. 2:8, 9). Si amamos al prójimo, no tendremos prejuicios contra nadie debido a su nivel de estudios, su raza o su posición social. La imparcialidad no se puede fingir, sino que tiene que formar parte de nuestra personalidad.
19. ¿Por qué es importante que nos vistamos de amor?
19 El amor es también “sufrido y bondadoso” y “no se hincha” (1 Cor. 13:4). Así que necesitamos paciencia, bondad y humildad para seguir llevando a la gente el mensaje del Reino (Mat. 28:19). Estas cualidades también nos ayudan a llevarnos bien con todos los hermanos de la congregación. Si todos demostramos este amor, las congregaciones estarán más unidas y honrarán a Jehová. Además, otras personas se sentirán atraídas a la verdad. Por eso, la descripción que hace la Biblia de la nueva personalidad concluye con estas palabras: “Además de todas estas cosas, vístanse de amor, porque es un vínculo perfecto de unión” (Col. 3:14).

“SER HECHOS NUEVOS”, UN PROCESO CONSTANTE

20. a) ¿Qué preguntas debemos hacernos, y por qué? b) ¿Qué esperamos con anhelo?
20 Todos debemos preguntarnos: “¿Qué más puedo hacer para quitarme para siempre la vieja personalidad?”. Tenemos que suplicarle a Jehová que nos ayude y esforzarnos al máximo por eliminar los pensamientos y acciones que nos impedirían heredar el Reino de Dios (Gál. 5:19-21). También debemos preguntarnos: “¿Sigo cambiando mi modo de pensar a fin de agradar a Jehová?”. Mientras seamos imperfectos, la lucha para “ser hechos nuevos” y ponernos la nueva personalidad será un proceso constante (Efes. 4:23, 24). ¡Qué maravillosa será la vida cuando todos los seres humanos sean perfectos y tengan puesta para siempre la nueva personalidad!
En tiempos bíblicos, las personas consideraban incivilizados a los escitas y los despreciaban.

texto diario Martes 17 de octubre No se sientan heridos (Neh. 8:10).

Martes 17 de octubre

No se sientan heridos (Neh. 8:10).
Vivir en el Paraíso bajo el gobierno de Cristo es un privilegio que merece cualquier esfuerzo. Por eso debemos hacer todo lo posible por cumplir con las asignaciones que nos dé la organización de Dios, incluso en época de cambios. Algunos miembros de la familia Betel de Estados Unidos, por ejemplo, han recibido nuevas asignaciones en el campo y siguen disfrutando de muchas bendiciones en los lugares a los que han ido. Hay superintendentes viajantes que también han recibido un cambio de asignación debido a la edad y otros factores, y ahora son precursores especiales. Si aprendemos a estar contentos con lo que tenemos y le pedimos a Dios que nos ayude a dar lo mejor de nosotros, seremos felices y disfrutaremos de muchas cosas buenas a pesar de vivir en estos tiempos tan difíciles (Prov. 10:22). ¿Qué se puede decir del Paraíso? Tal vez tengamos bien claro en nuestra mente dónde nos gustaría vivir, pero ¿y si nos piden que nos mudemos a otro lugar? ¿Había pensado en eso? Vayamos a donde vayamos y hagamos lo que hagamos en el nuevo mundo, podemos estar seguros de que seremos muy felices. w15 15/8 3:8

16-22 de octubre.-NUESTRA VIDA CRISTIANA

16-22 de octubre

OSEAS 1-7

  • Canción 108 y oración
  • Palabras de introducción (3 mins. o menos)

TESOROS DE LA BIBLIA

  • Jehová valora el amor leal. ¿Lo valora usted?” (10 mins.)
    • [Ponga el video Información sobre Oseas].
    • Os 6:4, 5. A Jehová le desagradó la falta de amor leal de los israelitas (w10 15/8 pág. 25 párr. 18).
    • Os 6:6. Jehová se alegra cuando mostramos amor leal (w07 15/9 pág. 16 párr. 8;w07 15/6 pág. 27 párr. 7).
  • Busquemos perlas escondidas (8 mins.)
    • Os 1:7. ¿Cuándo se mostró misericordia y se salvó a la casa de Judá? (w07 15/9 pág. 14 párr. 7).
    • Os 2:18. ¿Cómo se cumplió este versículo en el pasado, y cómo se cumplirá en el futuro? (w05 15/11 pág. 20 párr. 16; g05 8/9 pág. 12 párr. 2).
    • ¿Qué le ha enseñado sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?
    • ¿Qué otras perlas espirituales ha encontrado en la lectura bíblica de esta semana?
  • Lectura de la Biblia (4 mins. o menos): Os 7:1-16.

SEAMOS MEJORES MAESTROS

  • Primera conversación (2 mins. o menos): 1Jn 5:3. Enseñe la verdad. Invite a la persona a las reuniones.
  • Revisita (4 mins. o menos): Dt 30:11-14; Isa 48:17, 18. Enseñe la verdad. Muestre el sitio jw.org (vea mwb16.08 pág. 8 párr. 2).
  • Curso bíblico (6 mins. o menos): lv págs. 12, 13 párrs. 16-18. Muestre cómo llegar al corazón del estudiante.

NUESTRA VIDA CRISTIANA

  • Canción 100
  • Necesidades de la congregación (15 mins.): Discurso a cargo de un anciano. Haga una introducción de cinco minutos utilizando textos bíblicos y basándose en lapágina 14 de La Atalaya del 15 de noviembre de 2015. Luego ponga el video Cómo hacer donaciones electrónicasDespués muestre la página de jw.org “Cómo hacer una donación a la obra mundial” y repase las opciones disponibles en su país para hacer donaciones electrónicas.
  • Estudio bíblico de la congregación (30 mins.): kr cap. 20 párrs. 1-6 y recuadros “Primera gran campaña de socorro en tiempos modernos”, “Preparación para casos de desastre” y “Cuando azota un desastre”.
  • Repaso de esta reunión y adelanto de la próxima (3 mins.)
  • Canción 107 y oración
La Atalaya (estudio) (2017)w17 agosto
 

SEMANA DEL 16 AL 22 DE OCTUBRE DE 2017

22 Cómo ponernos para siempre la nueva personalidad

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.